febrero 04, 2006

MERCEDES SÁNCHEZ ...El Ángel del Amor
Esta Nota dista en perspectiva de mis trabajos anteriores. Ahora quiero escribir un poco sobre Mercedes Sánchez.

Hace 3 años le pregunté a un amigo ¿Quien es el bahá'í más santo que ha habido en Perú? Y la respuesta fue: Mercedes Sánchez

Dudo que algún bahá'í peruano que haya conocido a Mercedes Sánchez "Meche" tenga una respuesta diferente. Parece que su sola presencia traía paz; cuando ella llegaba, cualquier discusión desaparecía, mientras el ambiente se llenaba de paz y cordialidad.

Cuando ella apoyaba su mano sobre alguien, cualquier tensión o enojo se desvanecía. Esto fue experimentado por varios creyentes quienes mantienen relatos extraordinarios sobre experiencias con ella, cada uno es una muestra del sumamente relevante papel que ella jugó en la vida de quienes pudieron disfrutar de estar a su lado. Fue, aun cuando no tuvo hijos, una madre amorosa.

Una muestra del respeto que su recuerdo mantiene es éste, los Haziratu’l Quds nacionales siempre poseen fotografías de 'Abdu'l-Bahá, y con frecuencia acogen una fotografía del padre espiritual del país. En Perú, uno de los muros exhibe la fotografía de Mercedes Sánchez, junto a la de Eve Nicklin, la madre espiritual del Perú. Es la única fotografía de esta naturaleza, nadie sostuvo, y nadie sostendría, según puedo ver, una opinión que sugiera que dicha fotografía no puede adornar el Haziratu’l Quds. El riesgo de que aparezca una poblada galería de fotos de creyentes no existe, porque después de quien nos trajo la Fe, nadie, sugiero sin temor a equivocarme, significó tanto en este país, como Mercedes Sánchez. ¡Y nos hace tanta falta!

Cuando ella cesó en su servicio como Miembro del Cuerpo Auxiliar, después de alrededor de 40 años de constante labor, los Miembros del Cuerpo Auxiliar le rindieron un homenaje al cierre de la Convención Nacional de 1997. En cierto momento alguien sugirió que aquellos que habían tenido el privilegio de servir como sus ayudantes se levantasen, con gran emoción casi todos los asistentes a la Convención nos pusimos de pie. Decenas de amigos, a lo largo de los años, en diferentes tiempos y bajo diferentes circunstancias habíamos podido estar bajo las indicaciones de ella. Me enorgullece poder decir que mi padre sirvió como su ayudante durante casi 25 años, desde que se autorizó a los Miembros Auxiliares nombrarlos. Tanto él, como la mayoría, sino todos, los miembros de la Asamblea Nacional, al igual que los Miembros Auxiliares presentes, estaban de pie, también habían pasado por "la escuela de Meche", como posteriormente se conoció a la educación que ella impartió de manera personal como en reuniones de ayudantes.

Me encontraba realizando el año de servicio bahá'í, en una ciudad a más de medio día de viaje desde Lima cuando ella dejó este mundo terrenal para emprender viaje hacia el regazo de su Señor, a fin de disfrutar de las delicias eternas que la aguardaban por todos los heroicos y devotos servicios que rindió en Su Causa. No pude asistir a su funeral; lo lamenté mucho, y aún lamento no haber podido verla.

Querida Mechita, desde la proximidad a Dios, junto a otros ángeles como tú, puedes ver a esta comunidad levantada en gran medida por ti. Ojalá podamos llegar a ser motivo de tu orgullo. Tienes el don de la intercesión, ruega por nosotros.

¿Qué más puedo decir? Lo que podría escribir sobre Mercedes Sánchez, y lo que cualquier otro que escriba sobre ella, sólo puede quedar enmarcado en la expresión Amor, Amor, Amor.

Para terminar quiero citar las palabras del Sr. Masud Khamsí sobre Meche, y el infinito amor, paciencia y dulzura que ella siempre dispensó, y que penetraba el corazón, por lo cual se ganó el amor y devoción de todos:

"Incluso las Manifestaciones de Dios tuvieron enemigos, pero ¿Quién podría ser enemigo de Meche?"

2 comentarios:

Hasan Elías dijo...

encomiable articulo Husa.

Anónimo dijo...

Querido Husa,

Me encantó tu recuerdo de un alma que no conocí, ni de nombre, pero que ahora evoca amor e inspiración en mi corazón. Hermoso y enriquecedor...
Ismael